The Media Project is a network of mainstream journalists who are Christians pursuing accurate and intellectually honest reporting on all aspects of culture, particularly the role of religion in public life in all corners of the world. It welcomes friends from other faiths to such discussions and training.

Medios argentinos encaran al sector religioso ante el matrimonio gay

Medios argentinos encaran al sector religioso ante el matrimonio gay

argentina-marriage-equality.jpg

Read in English. Buenos Aires - El debate sobre la ley que habilita el matrimonio entre personas del mismo sexo en la Argentina permitió comprobar los vicios y defectos que tienen la mayoría de los medios de comunicación seculares para encarar a los actores religiosos de la sociedad.

La sanción de la ley el 15 de julio por parte del Senado argentino, que ubicó a la Argentina entre los pocos países que reconoce el matrimonio homosexual, fue el punto culminante de una discusión legislativa que se inició en 2009.

El proyecto, que fue impulsado con firmeza y perseverancia por los grupos que defienden los derechos de los homosexuales, fue elaborado por legisladores de diferentes partidos. Y se trató de la única ley que votó el diputado y ex presidente Néstor Kirchner en su condición de legislador.

Esto último no es un dato menor, dado que Kirchner, cuya esposa Cristina Fernández es la actual Presidenta del país, forzó a los senadores de su partido a votar a favor de la ley, pese a que se trataba de una polémica donde se dejaba en libertad de conciencia a los parlamentarios.

Esta decisión de Kirchner se debe enmarcar en su conflictiva relación con la Iglesia Católica Romana, la mayoritaria en la Argentina y de perfil conservador. En su pelea con la jerarquía católica, Kirchner busca retener el apoyo de sectores progresistas urbanos.

La Iglesia Católica recién intervino en el debate en junio, cuando la discusión llegó al Senado. Muchos meses antes de ello ya se conocían los rechazos de las federaciones que agrupan a la mayoría de las iglesias, ACIERA y FECEP (pentecostales).

Esta actitud combativa de los dirigentes evangélicos y las movilizaciones públicas que realizaron en abril y mayo permitió ubicarlos como referentes ante los medios ante la discusión.

Sin embargo, y salvo excepciones, como el diario La Nación, el segundo en influencia del país, predominaron los estereotipos y los prejuicios a la hora de informar acerca de los evangélicos argentinos, además de una visión favorable hacia las posturas del campo homosexual.

El caso de La Nación, que llegó a publicar dos editoriales en contra de la ley, se explica porque este diario es cercano a los poderes conservadores. Su contraparte fue el diario Página/12, de izquierda y kirchnerista, que militó a favor de la ley, y que brindó una cobertura muy sesgada sobre las posiciones evangélicas, a excepción de aquellas iglesias y pastores que apoyaron la iniciativa.

Sin embargo, el caso más singular fue el grupo Clarín, principal enemigo mediático del matrimonio Kirchner pero que tuvo una cobertura favorable hacia los sectores homosexuales a través de sus medios: el diario Clarín (el de mayor tirada en el país), el Canal 13 (el más visto de la Argentina), y Todo Noticias (la principal señal de noticias). En todos estos medios, los grupos homosexuales tuvieron grandes espacios donde pudieron manifestarse con tranquilidad. En cambio, los sectores religiosos debieron sufrir cuestionamientos y fueron mostrados como crispados y fanáticos.

Un panorama diferente ofrecieron los medios de comunicación de las ciudades del interior del país (interior se llama en la Argentina a lo que no está en Buenos Aires), donde allí predominaron las coberturas favorables a los opositores a la ley.

Un ejemplo de la visión recortada de los medios fue la cobertura que hicieron del acto católico evangélico del 13 de julio ante el Congreso, donde participaron unas 60 mil personas, según informaron los principales diarios de Buenos Aires. En el canal de TV América 24 la cronista dijo que había unas “15 mil personas”. El Canal 7, propiedad del Estado, ni siquiera estuvo en el acto. La mayoría de los medios no transmitieron las lecturas de los documentos que se leyeron durante la reunión. Algunos se limitaron a mostrar las imágenes.

En su búsqueda permanente de conflictos y polémicas para captar la atención de la audiencia, los medios definieron al campo religioso como el principal opositor a la ley.

Como dice el abogado católico Juan Navarro Floria, el laicismo, en esta ocasión exhibido por grupos de izquierda y por militantes gay, feministas y otros, pretende que la religión sea reducida a algo estrictamente privado, que no tenga un lugar en el debate público. “La libertad de expresión valdría para todos, incluso para los que atacan de manera soez a las creencias religiosas, menos para las religiones mismas. Las iglesias y comunidades religiosas deberían estar, para estas personas, excluidas del debate y descalificadas a priori. Quienes defienden esas ideas son muy activos y tienen poder económico y acceso libre a los medios de comunicación. Esto atemoriza a muchos legisladores que suponen que serán ellos mismos agredidos o estigmatizados si se hacen eco de las voces que piden tomar en cuenta los puntos de vista religiosos, y por eso se aprueban leyes contrarias a los sentimientos y creencias de una gran cantidad de argentinos”, señala Navarro Floria.

Sin embargo, debe reconocerse que algunos voceros de las iglesias o grupos religiosos fueron o son a veces también intolerantes y poco abiertos al diálogo, pero esos no son la mayoría. Y eso no justifica que a cualquiera que invoque una creencia religiosa se lo excluya del debate.

La polémica continuará en los próximos meses, dado que se iniciará el debate sobre la legalización del aborto y la discriminación por género en la Argentina.

Bus driver claims anti-abortion views cost job

Artist behind "Draw Muhammed Day" threatened with violence

Artist behind "Draw Muhammed Day" threatened with violence