South America: Home | Politics

Revolucionaria de la educación chilena

Chile | Política

"SOY EGRESADA de la carrera de geografía con una tesis en espera. Fui concejera FECH durante el 2008 y vicepresidenta y presidenta suplente del Centro de Estudiantes de Geografía."

"Participé activamente en el proceso de reestructuración de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, siempre impulsando las discusiones sobre el rol público de nuestra universidad. Actualmente soy Presidenta de la FECH por el período 2011 gracias al trabajo del colectivo Estudiantes de Izquierda".

Así se presenta Camila Antonia Amaranta Vallejo Dowling en su blog que actualiza mensualmente y que es un compendio de sus más radicales posiciones respecto de la educación chilena.

Pequeña, de ojos azules, destaca por un pearcing en la nariz y por su dialéctica consistente. Su aparición fue fulgurante. Por su belleza se ganó una portada de un diario farandulero de circulación nacional y por sus ideas obtuvo el protagonismo como presidenta de la Confech, el organismo que agrupa a las federaciones de estudiantes de las universidades estatales (ella es presidenta de los estudiantes de la U. de Chile). En las primeras entrevistas siempre se llegaba al tema de su aspecto físico, que ella repondía con dureza. Después ya no se habló del tema. Ya se sabía que no era sólo bella.

Camila, de 23 años recién cumplidos, egresó el año pasado de geografía en la Universidad de Chile y este año congeló su matrícula como tesista para dedicarse a la disputa que ya por tres meses encabeza contra el Gobierno para cambiar el modelo de educación. Tampoco pololea (acá en Chile se le dice así a la relación formal entre jóvenes, previa al noviazgo que conduce al matrimonio) y ella misma actualiza su cuenta de Twitter que tiene 179.737 seguidores.

Proviene de una familia de clase media que vive en La Florida, suburbio ubicado al suroriente de Santiago. Sus padres son Reinaldo Vallejo y Mariela Dowling, ambos militantes comunistas por más de 30 años. Camila se integró tarde a la dinámica partidista. Recién en la universidad se hizo amiga de la Paz Carmona, hija de un diputado comunista. Entró a la "Jota" (las Juventudes Comunistas) con 18 años y ahí tuvo un ascenso rápido para una niña que en su colegio floridano era tímida y nunca participó en organizaciones estudiantiles.

En Chile se le admira o se le odia y los medios de comunicación extranjeros ya desfilan frente a ella pidiéndole entrevistas. Hasta corresponsales coreanos la han perseguido. La oposición chilena le teme, tanto que dejaron de ir a una reunión con el Presidente Piñera porque ella les pidió a los viejos cabecillas de los partidos que no fueran.

Su futuro político es, obviamente, una incógnita. Hay que ver en qué termina el movimiento que la tiene como su cara más visible. Y más bonita.

[La foto de Camila Vallejo es del blog Bicho Pro.]

Customize This