South America: Home | Environment

Cuestionan cobertura periodística de terremoto en Chile

SANTIAGO DE CHILE - “¿Cómo se siente?” Esta simple pregunta formulada por decenas de periodistas a las víctimas del terremoto que afectó la zona centro y sur de Chile el 27 de febrero pasado, uno de los más grandes de la historia contemporánea, fue cuestionada por el Consejo de Etica de los Medios de Comunicación de Chile en un informe publicado recientemente que analizó la cobertura periodística de la catástrofe.

Imágenes sin editar, la reiteración de fotografías y tomas de alto impacto, periodistas protagonistas de las noticias, el uso excesivo de la emocionalidad por sobre la racionalidad y personificar el drama en un “actor símbolo”, fueron otros de los reparos que el organismo dependiente de la Federación de Medios de Comunicación Social de Chile realizó al trabajo periodístico.

El informe de cuatro páginas propone entre sus conclusiones que cada medio de comunicación elabore un protocolo sobre cómo cubrir una catástrofe, un mayor control sobre el uso de material captado por el llamado “periodismo ciudadano” e insta a las escuelas de Periodismo de las universidades chilenas a enseñar a sus alumnos cómo actuar en un escenario de tragedia como el del terremoto 8,8 grados en la Escala de Richter.

“¿CÓMO ESTÁ?”

La pregunta “¿cómo se siente?” formulada después de un incendio, accidente o muerte siempre es polémica. Algunos periodistas la usan para contextualizar la noticia, para agregarle el “factor humano”, mientras que otros prefieren la descripción. También divide a lectores, auditores y televidente.
“Este Consejo de Ética debe expresar su absoluto rechazo a ciertas prácticas, reiteradas en la televisión, que constituyen un verdadero encarnizamiento con los afectados, a quienes se los lleva a paroxismos de emotividad mediante preguntas inconducentes y carentes de todo propósito informativo”, dice el documento.

Y agrega que la pregunta en cuestión “sólo lleva a obtener un primer plano de una mujer o de un hombre llorando e incapaz de responder, lo que es, en rigor, una ofensa a la dignidad de las personas”.

“ZAFRADA”

En medio de las decenas de reportajes que cubrieron el terremoto, uno llamó la atención de medio Chile. El portal web de La Tercera (www.latercera.cl) emitió un video donde un niño de 8 años relataba en cámara los daños en su localidad. Y el menor, en su ingenua narración, comentó que todavía no les habían llegado “zafradas”, en alusión a las frazadas de abrigo.

Tanta gracias y ternura causó su error, que su video fue difundido en Youtube, Facebook y blogs. El pequeño Víctor fue bautizado como el “Zafrada” y durante semanas fue protagonistas de reportajes, salió en los matinales de televisión, le regalaron computadores, una casa, un bote y hasta un caballo. Carabineros debió resguardar su escuela porque los turistas lo buscaban para sacarse fotos. Hasta el Presidente Sebastián Piñera lo invitó a un acto oficial y le llamó “el Zafrada”. A las semanas, eso sí, el menor comenzó a mostrarse esquivo a las cámaras y micrófonos y pidió ser dejado tranquilo.

“Los medios deben evitar la personalización del drama mediante la construcción de actores símbolos.

Customize This